martes, 31 de marzo de 2009

La Quinta de Beethoven


Anda el patio muy revuelto últimamente a cuenta del tema del aborto. Al menos andan muy revueltos los 500.000 manifestantes que se apretujaron este domingo en Madrid entre Cibeles y Neptuno, a razón de 40 almas por metro cuadrado (¡!), para protestar contra lo que consideran un asesinato en toda regla. Con el ánimo de aplacar su ira, de calmar en lo posible su atormentada angustia existencial y de poner un poco de luz en el profundo rechazo irracional que les produce el aborto, les remito a este conciso y esclarecedor artículo de Jesús Mosterín en El País, del cual extraigo estos párrafos de muestra:

"El niño es un anciano en potencia, pero un niño no tiene derecho a la jubilación. Un hombre vivo es un cadáver en potencia, pero no es lo mismo enterrar a un hombre vivo que a un cadáver. A los vegetarianos, a los que les está prohibido comer carne, se les permite comer huevos, porque los huevos no son gallinas, aunque tengan la potencialidad de llegar a serlas. Un embrión no es un hombre, y por tanto eliminar un embrión no es matar a un hombre. El aborto no es un homicidio. Y el uso de células madre en la investigación, tampoco." 

"Otra falacia consiste en decir que, si los padres de Beethoven hubieran abortado, no habría habido Quinta Sinfonía, y si nuestros padres hubieran abortado el embrión del que surgimos, ahora no existiríamos. Pero si los padres de Beethoven y los nuestros hubieran sido castos, tampoco habría Quinta Sinfonía y tampoco existiríamos nosotros. Si esto es un argumento para prohibir el aborto, también lo es para prohibir la castidad."

Jesús Mosterín es profesor de Investigación en el Instituto de Filosofía del CSIC. Se nota.


lunes, 30 de marzo de 2009

Dónde está el Cielo


Vale, pongamos que hay Cielo. Tratemos entonces de ubicarlo. Los textos sagrados lo han situado siempre en algún lugar encima de nosotros, casualmente en ese espacio que siempre nos fue vedado por carecer de alas. Lógico: como no podíamos acceder a él, se prestaba a todo tipo de especulaciones y esas arrebatadoras nubes de caleidoscópicos amaneceres y atardeceres, atravesadas por bellísimos rayos solares, parecían ser el escondite perfecto para legiones de ángeles y para el jefe supremo de todo (más tarde sucedería lo mismo con la cara oculta de la luna: ¿quién podía descartar que estuviera habitada por seres extraños?). De forma que el Cielo estaba en el cielo y cuando se decía "dios está en el cielo" se señalaba con coherencia hacia el éter. Así de sencilla fue la cuestión durante muchísimos siglos. Pero, mediante el conocimiento, logramos separarnos del suelo y ascendimos. Hoy, cualquiera que haya viajado en avión sabe que el Cielo no está en la Troposfera, porque, aunque las vistas puedan llegar a ser divinas, no se ha identificado divinidad alguna a través de las ventanillas y además fuera del fuselaje hace demasiado frío (-50ºC). Aún así, son muchos los que aseguran que al viajar en avión se sienten más cerca de dios. Sigamos ascendiendo pues hasta la Estratosfera, que comienza a los 12 kilómetros del suelo, muy cerquita como quien dice, prácticamente a un cuarto de la distancia de una marathon. Las cantidades de oxígeno y anhídrido carbónico son casi nulas y la temperatura desciende hasta los -80ºC. Los cuerpos de Jesús y María lo estarían pasando mal dondequiera que estuvieran sentados. En la Mesosfera, las temperaturas fluctúan desde los -70º hasta los 800º y físicamente podría existir por tanto un resquicio para la imaginación (entendiendo que las almas no respiran y que los cuerpos de Jesús y María tampoco), pero este resquicio es bombardeado constantemente por los meteoritos provenientes del espacio exterior. Esto alejaría al Cielo de la imagen de lugar de sosiego y paz eterna que lo caracteriza, así que ahí tampoco debe de estar. Busquemos más arriba. En la Termosfera orbitan las naves espaciales que han dado ocasionalmente partes de incidencias con esquirlas y restos de basura espacial pero no así con plumas de ala de ángel o cosas parecidas. De todas formas, las nubes tras las que pretendidamente se escondían los seres celestiales han quedado ya dos capas por debajo de nosotros. La Exosfera es la última capa de atmósfera de nuestro planeta (y la última oportunidad, por ínfima o extrema que fuese, para los sufridos cuerpos de María y Jesús). Estamos a -273ºC si es de noche y a 2.800ºC si el sol nos alcanza de frente. Un lugar, cuando menos, incómodo para pasar la eternidad. Es el área de donde los átomos escapan hacia el espacio. Y aquí lo dejo, por ahora. En el punto en el que la Tierra se deshace de la materia que le sobra.

domingo, 29 de marzo de 2009

Domingo Soul


Muy en contra de mis deseos, no voy a poder estar a las 12 del mediodía en Las Vistillas para unirme a la manifestación de protesta por la cesión de esos terrenos de los madrileños a la iglesia romana. Pero mi corazón estará allí y rezaré una pequeña oración por los asistentes, a ver si les ayuda a tener éxito.

La canción "I Say A Little Prayer" me acompaña desde niño y figura entre mis favoritas. Me parece muy apropiada para este domingo de jubileo anticlerical. Les dejo con una tremenda voz que realmente sale del alma, libre de los gorgoritos à la beyoncé que sobrepueblan esa imprecisa compota que se ha dado en llamar new soul (sin mayúsculas). Espero que disfruten con esta estupenda versión en directo de la Reina del Soul, Miss Aretha Franklin (las mayúsculas son aquí, más que apropiadas, obligatorias).

"Por la mañana escucho música, al menos una canción. Cada día tiene su música. La música te protege de la tristeza aunque te ponga triste. Es un chaleco antibalas contra la estupidez y la mezquindad. Funciona (casi siempre)." -Ramón Lobo, en su blog.

sábado, 28 de marzo de 2009

Alejandro Agag, ensayo sobre la sordera


Que Alejandro Agag tiene un don de gentes fuera de lo común es axioma en las facultades de sociología. El espectacular éxito logrado en su vida y en sus negocios, dicen los allegados, tiene su origen en el altísimo grado de inteligencia emocional del superyerno, que le permite generar lazos de inquebrantable amistad allí donde segundos antes sólo había páramo. Yo, que apenas tengo roce con las revistas del corazón y que soy de natural bastante tímido, anduve siempre intrigado -sólo hasta cierto punto- por esa personalidad magnética capaz de caer bien con tanta facilidad, a la vez y cual Zelig, a tirios y troyanos. Ahora, gracias a una entrevista tan escueta como incómoda, los boxes de este medrador profesional han quedado expuestos, revelando el principal de los secretos de su escudería: en lugar de la cacareada superinteligencia emocional, que no aparece por ninguna parte, sus armas para la batalla de la vida parecen ser básicamente un 'desternillante' sentido del humor y, sobre todo, tener una cara con las dimensiones de un circuito de carreras. Lo de la cara y la desfachatez es moneda común entre los tiburones de los negocios, ya se sabe. Despunta el que las tenga más grandes. En sus círculos de relaciones se conocen bien y saben perfectamente la clase de pájaro que es cada socio de su selecto club, pero los negocios son los negocios, así que se deshacen en elogios hacia los más pudientes, silben o graznen. La ventaja del gracioso consiste en que puede añadir su encanto particular a la hoguera de las vanidades, disfrazando su ambición con vistosos plumajes. Otros no gozan de ese talento, pero, hacia afuera, el brillo de sus cuentas -de colores y bancarias- puede ocultar lo que se cuece en bambalinas. Alguna vez que otra he podido asomarme -de lejos- a la mentalidad de esos círculos de peligrosas amistades. Si alguna vez llegan a quererse, es porque se sienten especiales. Los elegidos. Los listos. Los nacidos para mandar, para estar por encima de la masa. Para ellos, los demás somos la chusma. Y es tan fácil hacer oídos sordos a la chusma. Y tan gracioso...

viernes, 27 de marzo de 2009

La Crisis Financiera


(Vía
III República)

"Ya se está distribuyendo gratuitamente el libro "La Crisis Financiera. Guía para entenderla y explicarla", y que ha editado ATTAC-España. Está en formato PDF e incluye prólogo de Pascual Serrano. Creo que es una herramienta muy necesaria para todos aquéllos que estén interesados en comprender y explicar la crisis y que, sin duda, puede ser especialmente útil de cara a todas aquellas charlas y debates sobre la crisis que se vienen realizando actualmente. 

Como lógicamente su difusión es limitada, os pediría que colaboráseis en la medida de lo posible a distribuirlo. A vuestros contactos, en anotaciones en vuestro blog o lo que se os ocurra. Lógicamente no estamos ante ningún negocio. 

También se podrá adquirir en versión papel, ya que ATTAC-España ha editado lo que creemos que son suficientes ejemplares. Se podrá pedir enviando la solicitud correspondiente a altereconomia@altereconomia.org. Espero que sea de gran utilidad."



jueves, 26 de marzo de 2009

Honoris causa


El presidente de FAES (¿Falange Española?) ha vuelto a graznar. Esta vez lo ha hecho en Colombia, para decir: "Cuando dejé el Gobierno, ETA estaba prácticamente derrotada." Mira tú qué bien. Pero este dechado de virtudes intelectuales y abdominales es capaz de sostener a la vez que esa misma ETA fue la autora del mayor atentado acaecido en Europa hasta la fecha. Poco antes de dejar el gobierno, fue capaz de llamar personalmente a los directores de los medios informativos para darles su palabra de que la autora de la masacre no era otra que ETA. No es la primera vez que saca a pasear por el mundo esta tesis digna de estudio por parte de un tribunal de médicos expertos en trastornos bipolares: De un lado, ETA monstruo, ETA krakken, ETA autora, ETA masacradora, ETA fuerza avernal. Del otro, ETA casi derrotada.

A mí las incongruencias que diga este señor ni me van ni me vienen. Ninguno de sus dicursos de pensamiento único mostró jamás un fondo mayor que el de una lata de anchoas, nunca me tragué ninguna de sus mentiras (desde "hablo catalán en la intimidad" hasta "hay armas de destrucción masiva en Irak") y ahora se dedica a ganarse el pan (¡qué digo el pan, los percebes!) con más de lo mismo. Y qué otra cosa iba a hacer el pobre, si le ponen con un atril y un micro ante una audiencia expectante y encima le pagan millones para que largue lo primero que se le ocurra.

Lo que me resulta increíble es que, además de los millones que deberían bastar para tenerle contento, reciba títulos, diplomas y parabienes de instituciones en principio orgullosas de su prestigio. Yo no sé nada de latín, pero ¿la traducción de '
honoris causa' es 'para la causa de sus honorarios'?


miércoles, 25 de marzo de 2009

La semana de la iglesia

Iba a volver a escribir sobre la curia española y romana (¿?), a propósito de la viñeta de Manel Fontdevila que encabeza estas líneas, pero no creo que sea necesario. Cuando hay gente que sabe decir las cosas tan bien como Beatriz Gimeno, para qué gastar el tiempo y las teclas. Sólo puedo recomendarles su magistral artículo. Yo, mejor me callo.

martes, 24 de marzo de 2009

El mayor espectáculo del mundo


Leo en los últimos días que Obama está virando a la izquierda de forma salvaje. Una tras otra, en una carrera contra el tiempo, adopta medidas que son ejemplo de audacia y determinación, cuando no de asombrosa osadía. La última ha sido, ni más ni menos, alterar el statu quo de la industria armamentística de su país. No hace falta recordar que los poderes fácticos estadounidenses han sido históricamente implacables cuando han visto peligrar sus intereses, así que tienen la precaución de regirse por la política del 'atado y bien atado'. De esta forma, cualquiera que salga elegido presidente porta un rosario de deudas y compromisos contraídos por el camino con los subvencionadores de su campaña electoral. No respetar esos acuerdos en toda su dimensión podría considerarse una traición y la excusa perfecta para apartar al elegido del puesto de poder. Con métodos expeditivos, si fuera necesario.

A estas alturas, como es lógico, resulta ingenuo pensar que el sistema puede permitir alegremente que un advenedizo introduzca desajustes más o menos revolucionarios en sus engranajes, pero es que esto es justamente lo que está pasando. Así que una de dos: a.) estamos ante un auténtico funambulista que aprovecha su aparición estelar para reestructurar el circo antes de caer y de que se le echen encima los leones, o b.) los leones están tranquilos, porque el espectáculo -por ahora- les merece la pena, porque su comida está asegurada y porque saben que, al fin y al cabo, el equilibrio de un funambulista es muy precario y sólo depende de que no se agote y de que nadie le mueva la cuerda.


lunes, 23 de marzo de 2009

En un Hawker 800 cualquiera (3)


- "¡Papá!" -el imprecante susurro en el oído derecho le despertó de súbito. "¡Papá! Ya se ha despertado."
Se incorporó guiñando los ojos varias veces y se secó como pudo el vergonzante hilillo de baba que se le salía por la comisura de los labios.
- "Me pediste que te avisara."
- "Claro, hijo, claro. Gracias."

El viejo miraba absorto por la ventanilla, mientras las dimensiones del paisaje aumentaban de forma ostensible: estaban aterrizando.

- "Tengo una sorpresa para tí." -le dijo, poniéndole la mano sobre el hombro.
- "Apuesto a que tiene que ver con mis negocios." -comentó displicentemente, retirando de su hombro, con exquisita suavidad, la extremidad de su invitado.
- "Pues la verdad es que sí." -asintió, compungido, al ver que la sorpresa no lo era tanto. "Ya sabes de qué se trata, ¿no?"
- "Claro que sí, no esperaba menos, pero no me digas nada aquí ni ahora. Me resulta tan vulgar..."
- "Pero es lo que tú querías, ¿no?... y no ha sido fácil, créeme."
- "Para eso he contado contigo, precisamente."
- "Entonces... nuestra amistad... ¿es sólo cosa de intereses?" -preguntó, dolido.
- "¡Claro! ¿Qué te habías pensado?"

En ese preciso instante, nuestro hombre se derrumbó. Literalmente. Un brusco traqueteo de la nave le hizo perder el equilibrio y caer de bruces sobre la moqueta. El avión acababa de tomar tierra. El viejo ni siquiera le tendió la mano. Se incorporó a duras penas, con la única ayuda de su hijo, al que apartó de un manotazo, para dirigirse airadamente a su anfitrión:

- "¿Qué gano yo con todo esto? ¡Díme!"
- "Pues mira. En lo que a mí respecta, puedes seguir diciendo que somos amigos y que nos llevamos divinamente. No te desmentiré."
- "Pero eso no se sostiene. Acabarán dándose cuenta."
- "Es un riesgo que hay que correr, pero tú eres bueno guardando las apariencias. Por la cuenta que te trae."

Con este postrero elogio retumbándole en los oídos, nuestro hombre se condujo cabizbajo y con andar de plomo hacia la salida del avión tras los demás, pero, no bien hubo puesto su pie en la escalerilla, el piloto, haciendo las veces de un improvisado sobrecargo, le espetó:
- "Son diez mil por el viaje. A la comida han sido invitados por los señores. ¿Lo paga
cash o con tarjeta?"

Sintió que se le empañaba la vista.

Nota del autor: Lo dicho, cualquier parecido con la realidad es pura chiripa.




domingo, 22 de marzo de 2009

Domingo Rock (Mariano Hendrix)

Dado que solemos emplear el domingo para el relax y la necesaria descompresión neuronal (qué bien lo saben los curas y cómo se aprovechan), aquí les traigo una joyita rescatada de la web: este vídeo de licenciosa factura, que viene firmado por un tal Partido Patriota. Yo sí que me he partido, viéndolo, aunque no pueda presumir de patriota.



Recomendado por El Detonador

sábado, 21 de marzo de 2009

Premio Canarias 2009


Me da igual lo que digan o hagan y me da igual en qué clase de estantería acabará. El premio es para José Antonio Ramos, por méritos sobradamente reconocidos y porque es de justicia.

Otra cosa es que no se lo hayan querido dar. Ellos sabrán por qué.

viernes, 20 de marzo de 2009

En defensa de la vida
































Con la inminente campaña antiabortista, la iglesia católica española se retrata una vez más como la gran embaucadora y manipuladora de conciencias que es. ¿Pues no ponen a un bebé rollizo y risueño como la víctima potencial de los que simplemente abogamos por una correcta regularización de la interrupción del embarazo? El sonrosado querubín de la foto no corre peligro alguno (en el supuesto, claro, de que no haya ningún cura pederasta cerca), así que, ¿a quién pretenden engañar? ¿Quién coño ha propuesto la matanza indiscriminada de niños? ¿A quién demonios acusan de defender tal monstruosidad?

Demagogias aparte, lo que resulta más hiriente es la hipocresía que siempre adorna sus acciones del modo más obsceno. Si su defensa de la vida fuera honesta, se las pasarían enviando cientos de misivas cada día contra las penas de muerte que se aplican por todo el mundo, destinarían alguna parte de sus fondos a llevar a cabo acciones de alcance universal que harían palidecer las de Amnistía Internacional, no se comportarían como gamberros medievales en África con su insistencia en hablar de sexo donde se muere de hambre, y, sobre todo, jamás se habría producido la foto que, de forma verdaderamente lamentable, protagoniza esta nueva y mucho más lograda versión del cartel original, vista en el blog de don Hugo, que aquí publico para solaz de todos ustedes.

Y además me acabo de enterar de que el lince del anuncio original ni siquiera es un lince ibérico, sino uno asiático que, por ahora, no está en peligro de extinción. La guinda.

jueves, 19 de marzo de 2009

El ejemplo japonés


AIG es la aseguradora por antonomasia en los EE.UU. Para salvarla de la quiebra, el gobierno norteamericano decidió inyectar 170.000 millones de dólares para sanear sus maltrechas finanzas. Acto seguido (no había hecho la aguja hipodérmica más que rozar la piel), los altos cargos de tan egregia empresa acordaron, con un medalagana deliciosamente naif, el gracioso reparto de 165 millones de dólares en bonificaciones a sus diligentes personas. Seguro que lo recuerdan ustedes.

El secretario del tesoro, Timothy Geithner, ha anunciado ahora que esa cifra se quedará en la jeringuilla. Yo dudo mucho que la medida sirva para que esos 165 sean reembolsados o devueltos (más bien estoy seguro de que no lo serán). Aún así, la decisión me parece acertada. Pero lo mejor de todo es que un republicano, el senador Charles Grassley, ha adelantado a Obama por la derecha, invitando a esos directivos a seguir el ejemplo japonés: pedir en primer lugar perdón públicamente y tras esto optar por "dimitir o suicidarse". Secundo la moción, pero le ha faltado conminarles a que, antes de optar, devuelvan lo robado.

miércoles, 18 de marzo de 2009

En un Hawker 800 cualquiera (2)


Estaba a punto de poner un tres cuando reparó en que ya había uno en la misma fila. Error. No se podía completar el sudoku, vaya por dios. Disimuló como pudo el disgusto, dejó a un lado la revista y trató de conciliar el sueño, emulando a su anfitrión, pero su sobreexcitada mente no le dejaba: "Yo nací para esto... y para cosas mucho mayores, menudo soy. ¿Me tomaré otro whisky? No, mejor un seltz. Tengo que decírselo, se va a alegrar tanto... ¡Dios, me falta un gemelo! Ah no, falsa alarma. Lo de ir de pesca nunca me ha gustado, pero en fin. Mira esas dos, de cháchara... que no han parado desde que salimos. Tengo que ir al baño. Eso debe de ser Suiza. Mira que es bonita Ginebra... ¡Coño, que me meo!"

Tras la micción, se miró en el espejo y se alisó el cabello. Perfecto. Todo estaba en su sitio, de forma impecable. Pero un estertor de hambre le devolvió súbitamente a su condición de mortal. Salió del aseo con solemnidad. No sabía qué debía de hacerse en estos casos, era tan fácil rebasar la línea de las buenas formas... Una vez más, su proverbial instinto hizo el trabajo, él sólo se dejó llevar y preguntó en voz alta y campechana: "¿Nadie más tiene hambre?" 

Su mujer le asaeteó con una mirada recriminatoria, pero la anfitriona echó mano de su enorme don de gentes para aliviar el frío que de repente se había instalado en la pareja. "¡Me comería veinte salmones!" -exclamó entre carcajadas. Se levantó y, sin mediar ceremonia alguna, extrajo de un roperillo unas bandejas de comida y unas copas que repartió entre los viajeros. Risas, frutos secos, salmón con eneldo en frío y Dom Perignon. De postre, marrons glacés. Tras el refrigerio, ya roto definitivamente el hielo, nuestro hombre se lanzó a hablar varias veces más alto de la cuenta. Pero el viejo no se despertaba.


martes, 17 de marzo de 2009

Citas insuperables


"No hay espacio para políticos con minúscula, que no ven más allá del día siguiente, que no valoran más que la encuesta de la semana o el eslogan más o menos afortunado. España necesita líderes políticos de altura." - josé maría aznar lópez



lunes, 16 de marzo de 2009

En un Hawker 800 cualquiera


De todas las maravillas a las que su cargo le había dado acceso, ésta era de las mejores, sin duda. Pocos mortales tienen la oportunidad de saber lo que se siente al paladear un exquisito malta con hielo, relajado en un pedazo de sillón de auténtico cuero vacuno y aletargado por el suave runrún de dos motores de 20,7 Kn que te llevan a 840 kilómetros por hora y a 40.000 pies de altura hacia el parnaso y sin escalas. Ahora él -pensaba, mientras subía, uno a uno, los cinco peldaños del reactor- iba a ser uno de esos pocos. Se lo merecía, después de todo lo andado, ¡qué diantres!

Manteniendo el tipo con británica flema, como si el fascinante entorno le resultara de lo más familiar, se apoltronó en el asiento indicado y elogió a su anfitrión la decoración y el buen gusto en la elección de la tapicería. La costumbre de años le llevó a buscar el cinturón de seguridad para abrochárselo, pero sus proverbiales reflejos le avisaron a tiempo de que no hacía falta y de que, además, no había. No en un avión como ése, un avión para los elegidos, para los que se manejan sin trabas ni ataduras de ningún tipo. El avión de los que triunfan. Un avión donde tú pones las reglas. Su avión.

En el trayecto hasta la cabecera de pista fueron despachadas todas y cada una de las cuestiones de índole técnica que pudieron suscitarse, de forma que el despegue aconteció en el más absoluto silencio hasta que la nave se estabilizó en altura y velocidad de crucero. Aprovechó entonces para pasear con disimulo la mirada por los mil y un detalles: las rutilantes luces del cockpit, el aura celestial de la luz indirecta reflejada en la bóveda de kévlar, el brillo de la madera de boj exquisitamente lacada, la perfección en todas las costuras y remates del imponente mobiliario, el ikebana de orquídeas sobre la mesita... Aceptó el whisky que le ofrecían y cerró los ojos con el primer sorbo ya en la boca. Su olfato tampoco supo permanecer ajeno a la sutil mezcla de aromas que sólo el más exclusivo de los lujos puede proporcionar. En el hilo musical sonaba el canon de Pachelbel. Aquello fue ya demasiado. Nuestro hombre se encontraba literalmente al borde de las lágrimas. Pensó que era el momento ideal para agradecerle a su anfitrión todas sus atenciones. Le iba a hacer muy feliz con una noticia que le tenía guardada para la ocasión, pero, cuando le inquirió al oído por su nombre de pila, no le respondió. Se había dormido.

"Tengo que contárselo, tengo que contárselo" -se decía para sus adentros. Faltaban unas cinco horas para llegar al destino y el tiempo transcurría con una lentitud exasperante. Reparó en el estropicio que estaba causando en sus uñas, cesó de mordisquearlas y abrió una revista de pasatiempos. Cada tanto, distraía sus ojos del sudoku para dirigirlos con impaciencia al vecino de asiento. ¿Se despertaría alguna vez?

Nota del Autor: Continuará y cualquier parecido con la realidad es pura chiripa.


domingo, 15 de marzo de 2009

Cuidado con los resbalones


Nota aclaratoria: Escribí esta entrada hace una semana, pero he creído conveniente no publicarla hasta hoy, con el festival ya clausurado o a punto de hacerlo.

Al final va a ser cierto que el X Festival Internacional de Cine de Las Palmas de Gran Canaria ha arrancado sin alfombra roja. Desde hace semanas lo venía leyendo en los titulares, pero creía que se trataba de una metáfora para significar que el nivel de gastos se reduciría en comparación con el boato de las anteriores ediciones. Ha resultado no ser una metáfora y este año no hay alfombra.

Si la jugada obedece a una audaz estrategia de marketing sin precedentes, dispuesta a situarnos en el orbe como el único festival de cine cuya inauguración acontece sobre el pavimento crudo, pues vale. Además de audaz, me parece fascinante, como todo lo que conlleva cierto espíritu transgresor, y sólo cabe desear a la iniciativa la mejor de las suertes. Pero si lo que querían nuestros dirigentes es hacernos saber que hay crisis, ya les digo yo que no hace falta, gracias, que lo sabemos desde hace bastante tiempo, porque nuestros sueldos nos lo dejan bien clarito desde la primera semana del mes. Y si lo que buscan es que pensemos que se solidarizan con nuestra miseria y que nos acompañan en el sentimiento, improvisar unos músicos ataviados como vagabundos, interpretando alguna marcha fúnebre, al pie de la escalinata, habría sido muchísimo más acertado. Y bastante más original, por cierto, aunque tal vez algo más caro, claro.

Yo, ignorante de mí, de haber podido elegir, para abaratar costes habría limitado el número de cañones del escenario del carnaval o habría salvado de la quema a dos o tres voladores de los gordos en el entierro de la sardina. En cualquiera de ambos casos, no creo yo que nadie hubiera reparado en su ausencia. Pero una alfombra... y roja... y en la inauguración de un festival internacional de cine... que
algunos incluso valoran entre los mejores de España... ¿no habría sido mejor hacer los recortes en otros apartados presupuestarios menos expuestos a los flashes, como, por ejemplo, en los sueldos, dietas y demás emonumentos de los que deciden estas cosas?

Nota aclaratoria 2: Esta misma noche y dentro del festival he podido indagar algo sobre la ausencia de la alfombra y sólo puedo decir que estoy de acuerdo con la decisión tomada. Aunque desde fuera cueste algo comprender la resta de glamour, lo cierto es que me parece que ha habido buenas razones. En cualquier caso, no me corresponde a mí exponerlas. Faltan explicaciones de cara al espectador, pero no soy yo quien debe darlas. Eso también va en el sueldo.



sábado, 14 de marzo de 2009

E la nave va


Ojo al dato: "No toda bajada de impuestos reanima la economía"; "No es la Revolución de Octubre, pero no hay alternativa a la intervención pública"; "Estamos socializando las pérdidas sin que antes se socializaran los beneficios"; "La salida de la crisis no se hará con una vuelta atrás, sino con un cambio de modelo".

Es lo que veníamos diciendo y que parece de cajón, pero... ¿adivinan quién lo dijo esta vez? ¿Me creerán si les digo que ha sido Rodrigo Rato? ¡Toma ya! Rodrigo Rato, sí, nuestro Rodrigo. El flamante ex gerente del fondo monetario internacional. El que fuera ministro de economía del supergobierno más mejó de las españas y de la historia toda por los siglos de los siglos. El pretendido artífice del período de bonanza económica mundial del que acabamos de zarpar hacia nuevas e ignotas tierras (y digo 'pretendido', fíjate bien, porque tú y yo sabemos perfectamente que el milagro, en realidad, era el otro).

Alguien que pertenece a la élite del sistema, que ha gozado del reconocimiento social que otorgan los puestos en los que se manejan los dineros de verdad, siente de pronto la llamada a embarcar en la nave que ha de sortear la negrura, percibe que su destino consiste en trazar nuevos rumbos, más allá de la finitud, a todos los herederos de viejos y agotados tiempos, acaso en busca de los sueños incumplidos, acaso en busca de la esquiva felicidad. 

Señores, -ha venido a decir- para esta singladura se acabó el 'más de lo mismo'. A lo mejor, diciéndolo él -y no un rojo mindundi cualquiera-, a alguien (al fondo, a la derecha) le da por ponerse a pensar.


viernes, 13 de marzo de 2009

Serlo y parecerlo


En los últimos días, he escuchado varias veces esto: "La mujer del césar, no sólo debe ser honrada, sino parecerlo." Nunca he llegado a entender del todo que la frase haga recaer en la mujer la responsabilidad de ser y parecer honrada, y no directamente en el propio césar. ¿Debiera colegirse de esto que la honra o la deshonra es un tema que a los césares ni les va, ni les viene, ni les afecta en lo más mínimo? Yo mismo cojo y me contesto que no, que la observancia de la frase de marras debería ser exigible a todas las personas bajo el cielo, desde Catamarca hasta la Conchinchina, sea cual sea su condición social o pascual; me hago ver que, tal vez en tiempos de los romanos, el emperador estaba por encima del bien y del mal, pero que esto, en una democracia del siglo XXI, no tiene cabida. Es de justicia.

Sin embargo, la verdadera cuestión es: ¿qué demonios hago yo, en plenos idus de marzo, dedicándole un párrafo entero a la honradez y a las apariencias, si a la mismísima presidenta de la Comunidad de Madrid -que es a quien realmente más le debiera preocupar- el tema se las trae totalmente al pairo? ¿No será que se siente un poco césar?


jueves, 12 de marzo de 2009

El cemento armado


Perdonen que insista en lo que escribí hace dos semanas. Ustedes pensarán que seguramente arrastro alguna especie de trauma infantil que explicaría por qué me meto con los curas con tanta asiduidad. No me atrevo a decir que no lleven ustedes algo de razón, pero por ahora el único motivo que veo es porque se lo buscan, tú. Simplemente me pasa, poco más o menos, lo mismo que a mi admirado Pepe Alemán con su musa, J.M. Soria. Le creo -y le comprendo- cuando asegura que nada le haría más feliz que no tener que dedicarle ni una línea de sus escritos, pero que el dichoso prohombre no se deja. Y es que hay cosas, como cuando alguien te mete el dedo en el ojo en cuanto puede, que deben ser denunciadas. Para preservar la debida y urgente salud del ojo en primer lugar, pero también para que el 'oculicida' se vea retratado tal como es, por sus actos, para el público escarnio, si procede. ¿Estamos de acuerdo en esto? Pues ahí va entonces, en rigurosa negrita, mi denuncia, no por sabida menos cierta:

La ambición de los jerarcas de la iglesia católica en España no tiene límites. Su caradura tampoco.

Por lo menos esta vez he podido ser breve, gracias a don Gustavo Vidal que lo explica mucho mejor que yo, de aquí a Roma.


miércoles, 11 de marzo de 2009

Obama no es de Krypton


Un día después, hete aquí a Obama de nuevo, elevando el listón de las cosas bien hechas. Si ayer suscitaba el cabreo de los fundamentalistas religiosos -y el aplauso de la ciencia- con lo de las células embrionarias, hoy ha sorprendido a los escépticos -a mí entre ellos- con un maravilloso golpe de timón hacia un comportamiento más sensato de los EE.UU. a nivel internacional, apoyando, con el anuncio de su presencia, la Alianza de Civilizaciones. Parece que paulatinamente se va extendiendo la certeza de que es mejor hablar con los vecinos con los que convives que liarse a cañonazos hasta acabar con ellos. Es lo que algunos, despectivamente, llaman 'buenismo'. Yo lo llamo 'sentido común' y estaba haciendo mucha falta.

Pero no puede uno llamarse a engaño, porque es obvio que la asistencia a la Cumbre de Turquía no deja de ser un mero gesto de cara a la galería. No cabe esperar, por ejemplo, que EE.UU., acostumbrado a utilizar la fuerza para imponer sus intereses y controlar los recursos naturales, desmantele una sola de sus
737 bases militares estratégicamente diseminadas por todo el planeta. La tremenda estructura de poder que ha venido condicionando las políticas de la primera potencia militar de la Tierra no va a permitir a su presidente pasarse de la raya lo más mínimo, aunque el muy audaz se empeñe en poner a prueba los límites de su capacidad de acción. Valor no parece faltarle, desde luego.
La pregunta obligada que me hago es hasta cuándo durará vivo este hombre. O, más bien, hasta cuándo le dejarán vivir. Él no es un supermán -¿alguien lo pone en duda?- y, aunque su cargo le confiera más poderes que los que puede llegar a poseer cualquier otro ser humano, éstos no pueden impedir que una bala perdida le busque durante algún desfile. A ver si esta vez hay suerte y ninguna le encuentra.



martes, 10 de marzo de 2009

Dios no investiga, el hombre sí


Me los imagino echando espuma por la boca, a los guardianes de la moral -de su moral-, a los centinelas de occidente, a los beatos luchadores contra las malas artes del maligno malo malísimo, a los elegidos de dios -de su dios-. Me los imagino buscando consuelo en sus superiores ("padre, ¿cómo es posible?") y al superior dándolo ("el hombre se ha alejado de dios, hijos míos... devolvámoslo a su vera, con la fuerza si es preciso.").

Esto ya ha ocurrido muchísimas veces con anterioridad, casi siempre acompañando cual sombra a los avances que ayudan a nuestra especie a situarse en el mundo, a ganar su autonomía y a poner las cosas en su sitio sin la intervención de entes pretendidamente superiores. Así, cuando se quisieron realizar las primeras autopsias a cadáveres humanos para aprender de qué estaban hechos nuestros cuerpos, montaron en cólera y encendieron las hogueras. Lo mismo hicieron con aquéllos (con aquéllas, sobre todo) que ejercían unas rudimentales artes curativas muy sospechosas. O con cualquiera que osara poner en duda el dogma impuesto. Pero la curiosidad humana no tiene límites y, en cuanto los hechos observados comenzaron a demostrar fehacientemente que la tierra era redonda, ellos tuvieron que dedicar esfuerzos ímprobos a aplanarla como fuera, a golpe de misales, biblias y encíclicas. El día que las mujeres reivindicaron su derecho al voto, se opusieron con todas sus fuerzas, manteniendo que era un ser inferior al hombre (en muchas de sus estructuras mentales y jerarquías eclesiásticas, lo sigue siendo). Y, aún hoy, no veas cómo se ponen cada vez que una pareja prefiere optar por el divorcio antes que seguir esperando a que la muerte mejore una relación que se ve que va claramente proa al marisco.

El oscarizado Amenábar lo dijo claro una vez. Le preguntaron por lo que pensaba de los que se oponían al matrimonio entre homosexuales. Contestó, poco más o menos, que no importaban, que eran los mismos que hace 100 años les negaban el voto a las mujeres. Lo escuché y sobre la marcha encontré el sosiego que me faltaba: "No importan." Lo dijo sin acritud, ni ira, ni resquemor, ni odio. Lo dijo suave y displicentemente... y yo lo vi claro: "No importan". Los habrá siempre, pero no importan, avanzamos pese a ellos.

Hoy, al igual que hace 50, 100, 500 o mil años, el instinto pirómano arrecia en los enardecidos de la hogueras, porque, esta misma tarde, Obama ha dado licencia para la investigación con células madre en los Estados Unidos de Norteamérica. Y ya veo montado el armagedón por parte de las iglesias todas de un país en el que el más del 60% de la gente piensa que Jesús va a venir a la tierra en esta generación (y esto, por desgracia, no es coña). Pero Obama, como presidente que es, no se ha andado con titubeos y lo ha explicado alto y claro al que no lo quiera entender: "es una decisión tomada sobre la base de los hechos, no de las ideologías". Amén. Avanzamos pese a ellos.


lunes, 9 de marzo de 2009

Cumbre Mundial de Negacionistas


Seguramente se levantó aquel día con el pie izquierdo (lo que, en su caso, sólo puede ser considerado una fatalidad), se dirigió a su gimnasio personal tomando una infusión por el camino y comenzó con la primera de las cuatro tandas diarias de 500 abdominales. En la incorporación nº 438 sintió un pinchazo, pero prosiguió con determinación espartana hasta completar la serie. En la ducha abrió el grifo del agua caliente un poco más de la cuenta y se escaldó la mano. Minutos más tarde, una inesperada arruga en el puño de la camisa le confirmó que ése, efectivamente, no era su día. El desayuno tampoco fue mejor, porque los kiwis estaban demasiado maduros, con muy pocas vitaminas ya. Nada de esto por separado tendría importancia, desde luego, pero a nuestro hombre le pudo la suma de tanta desgracia. Con el singular aplomo que le es propio, cincelado durante su etapa de gran estadista, retornó al dormitorio conyugal donde su esposa acababa de desperezarse, se sentó en el borde de la cama dándole la espalda y, con el tono que sólo un expresidente como él sabe emplear, balbució: ¡No vamos! 

domingo, 8 de marzo de 2009

Domingo Pop


Hoy es domingo, no sé si ya lo suficientemente primaveral o no, pero domingo al fin y al cabo. A los que no tengan que cumplir con su deber sagrado de ir a misa o prefieran disponer de ese tiempo para dedicarlo a otros menesteres más lúdicos, lúcidos e interesantes, les recomiendo solazarse con The Birkins, una deliciosa banda pop de Gran Canaria, aunque esto último pueda parecerles extraño, sonando como suenan. Pasen, vean... y escuchen. El mundo es grande y nuestro. Nos lo dicen estos chicos de San Mateo.

sábado, 7 de marzo de 2009

¡Felicidades! (de momento)


Creo que estamos de enhorabuena. Granadilla se queda sin puerto (de momento). Se preserva un fondo marino de enorme riqueza ecológica, mientras las alegres previsiones de unos cuantos inversores se fastidian tristemente (de momento). Con la decisión del Tribunal Superior de Justicia de Canarias, que implica de facto la protección indefinida de los sebadales del sur de Tenerife, salimos ganando todos (incluso esos inversores, aunque no lo sepan ver).

Las Islas Canarias son un lugar increíblemente privilegiado en cuanto a biodiversidad. Tal vez algunos de ustedes no lo sepan, pero hay muy pocos lugares en el mundo con mayor número de endemismos. Sin esfuerzo alguno -y tal vez por eso no le damos la debida importancia-, hemos tenido la suerte de nacer dueños de una singular riqueza que reclama nuestro cariño y cuidado. Preservar esta herencia natural para el futuro es nuestro deber, además de una sabia inversión a largo plazo. Y si por el camino resulta que no es conveniente que cada hijo de vecino aspire a tener un 4x4, pues yo no vería mal en absoluto que el gobierno canario limitase la presencia de estos artefactos a golpe de decreto. Y quien habla de todoterrenos habla también de carreteras, muelles deportivos o de cualquier otro elemento que deba ser integrado en el medio ambiente sin su permiso (sin el permiso del medio ambiente, quiero decir). Si el respeto entre las personas es algo muy bonito, hacia nuestro frágil entorno resulta indipensable. Estas islas están pidiendo a gritos mucha más seriedad en la planificación y gestión de sus limitados recursos naturales. Yo entiendo el discurso que vela por el progreso y la inversión privada como motor del mismo, pero percibo que ese progreso es cada día que pasa más depredador y menos 'progreso para todos'.

En lugar de un puerto más donde descargar pescado congelado, se pueden crear granjas agropecuarias que produzcan pescado fresco. Condiciones tenemos para eso (de momento). Y no sólo resulta más barato, sino que no ensucia y es más sano.


viernes, 6 de marzo de 2009

A mordiscos


¿Cuál es la finalidad del adiestramiento neuronal (la educación)?: la erradicación del animal y el nacimiento del hombre. La transformación de la ley de la selva en ética y finalmente en contrato social. En síntesis: el fin de la guerra; la supresión de nuestro substrato de mamíferos, por no hablar de nuestro fondo de reptiles, de nuestra ceguera de escualos depredadores o de la territorialidad primitiva y burda de los perros que miccionan por todas las esquinas.

¿Qué quiero decir con esto? Que, en mi opinión, estamos desaprovechando un tiempo valiosísimo buscando
como animales el agujero para salir de la crisis, en lugar de valernos de ésta para educar mejor a nuestros hijos en la compleja tarea de ser personas empáticas y honestas. Se puede enseñar a vivir bien con menos, aprender a ser feliz en la carencia, recuperar valores desestimados como la solidaridad o la generosidad, medir a los demás por su naturaleza más que por sus posesiones... ¡tantas y tan sencillas cosas! No sé si esto que digo sirve de algo, aunque mucho me temo que no. Me estoy poniendo muy salmón (cursi como el color y desasistido como el animal nadando a contracorriente), porque lo que la historia en realidad nos ha venido enseñando hasta hoy es que estas crisis tan gordas irremisiblemente desembocan en guerras igual de orondas. Supongo que siempre es más fácil acudir al substrato, a los fondos, a la territorialidad, a los mordiscos.

P.D.: Vean como, a propósito de esto, don Javier Ortiz vuelve a poner su dedo en la llaga.