domingo, 31 de enero de 2010

Domingo Lennox


I may be mad
I may be blind
I may be viciously unkind
But I can still read what you're thinking
And I've heard it said too many times
That you'd be better off
Besides...
Why can't you see this boat is sinking

Annie Lennox es, sin lugar a dudas, lo mejor de Eurythmics y también una de las mejores cosas salidas de Inglaterra, junto al chocolate Cadbury's (al menos para mí). Viéndola tan libre y tan segura de sí misma, cantando esta grandiosa oda pop al desamor con esa voz suya capaz de derribar las mismísimas murallas de Jericó, estoy seguro de que cualquier cura la equipararía gustosamente con el demonio. Y a lo mejor tendría razón. Feliz domingo a todos.

sábado, 30 de enero de 2010

Escenas Celestiales XLI


- ¿Y qué hacen entonces los pudorosos?
- Pues perder el pudor, naturalmente. Y lo más aceleradamente que puedan, si quieren ser felices y alcanzar la plenitud.
- Pero eso debe someterles a cierto estrés.
- Las almas no saben lo que es eso.
- ¿Ah, no? En todo caso, estamos hablando de seres que, en vida, sentían vergüenza de su propia desnudez. No digamos de la de los demás...
- Gente descarriada que ahora deberá conducirse por la senda correcta.
- Muchas religiones abominan de la sexualidad, de la que consideran parte consustancial la desnudez y ahora me vienes con que deberíamos haber vivido en completa desnudez y armonía.
- Exacto.
- ¡Pero si fuiste tú quien dotó de pudor a Adán y a Eva!
- Es lo que se cuenta, sí, pero sólo es cierto en sentido figurado. Pudor de almas. Celo de la propia intimidad. Fueron ellos los que me malinterpretaron y se colgaron aquellas ridículas hojas de parra. ¡Hojas de parra, figúrate!
- No juegues conmigo. Estoy pensando en lo mal que lo deben estar pasando las personas recatadas y tú, en cambio, pareces pasártelo en grande. ¿Y cómo es que las almas tenemos apariencia de cuerpo desnudo? Me parece una broma de muy mal gusto.
- Pues a los que, en vida, anduvieron desnudos cuanto pudieron les parece perfecto. Y los que no lo hicieron se acaban acostumbrando. Además, me parece que así es mejor y no me siento en la obligación de explicarte por qué.
- Pero la moral y las buenas costumbres... la religión... los valores...
- Tch, tch, tch. Boberías. Ya lo dijo Oscar Wilde: "Si las personas hubieran sido creadas para andar sin ropa por el mundo, habrían nacido desnudas."

viernes, 29 de enero de 2010

Citas Insuperables (29)


"Lo peor que puede encontrar un emigrante al llegar a su destino es una manada de políticos en campaña electoral." - Ladislao García Pardo, escritor y columnista del Diario Montañés y, a partir de hoy, mi héroe de análisis políticos y sociológicos, al demostrar que se puede condensar magistralmente en una sola frase todo lo que está sucediendo a cuenta de la xenofobia desatada en Vic o en Torrejón de Ardoz. Y es que las manadas de políticos en campaña electoral son capaces de cualquier barbaridad, incluso de declararse a favor de la cadena perpetua. El genial término 'manadas de políticos en campaña electoral' ya lo dice todo.

Pero lean el artículo completo: 'Paseando por el mundo'. No tiene desperdicio.

jueves, 28 de enero de 2010

Honduras, punto final


El congreso hondureño ha dictaminado que no es delito haber llevado a cabo un golpe de estado. Se concede una amnistía general a quienes lo perpetraron y el candidato elegido en los comicios de noviembre, Porfirio Lobo, va a acompañar mañana mismo a Zelaya desde la embajada de Brasil hasta el aeropuerto de Toncontín, para que se marche del país, porque, como ha señalado el propio Lobo a los medios, "¿Se imaginan empezar un gobierno con un presidente en una Embajada?, ¿ahí, encerrado? (...) No es justo y no es digno para un presidente" No, justo no es, evidentemente.

Se cierra así el expediente 'Honduras' y sólo queda unirse en la impotencia al comentarista Perplejo cuando, al hilo de esta penosa noticia, dice lo siguiente: "Felicidades a la oligarquía, una vez más han conseguido el poder, que sus crímenes queden impunes, que un presidente elegido por el pueblo tenga que salir de su país por la puerta de atrás y que a todo esto el "mundo libre" lo llame democracia."

miércoles, 27 de enero de 2010

2.000


Cualquier lector medianamente informado a través de los medios habituales convendrá en que Hugo Chávez es un dictador que mantiene sojuzgada a toda Venezuela, que Evo Morales es un indio analfabeto que se nos ha vuelto marxista, que en Honduras hay democracia desde que Zelaya no está en el poder, que en Cuba se violentan los derechos humanos día sí y día también y que el colombiano Álvaro Uribe es el más demócrata de todos los presidentes latinoamericanos.

Tal vez al lector medianamente informado le interese saber que, en la muy democrática Colombia de Uribe, ha aparecido una fosa común con más de 2.000 cadáveres sin identificar, enterrados por el ejército. Se trata del mayor enterramiento de víctimas de un conflicto de que se tenga noticia en el continente. Habría que trasladarse al Holocausto nazi o a la barbarie de Pol Pot en Camboya, para encontrar algo de esta dimensión.

Y menos mal que esto lo cuenta Público, porque en el resto de los medios, ná de ná. Y el muy sagaz Jorge Moragas -que no duda en llamar 'boñiga diplomática' al hecho de que España se niegue, con toda la razón, a reconocer al gobierno golpista de Honduras- sin enterarse. No hay derecho. A ver si lo publican también El País, El Mundo o el ABC, para que este señor se entere de lo sucedido y pueda seguir repartiendo boñigas de las suyas a quienes realmente las merecen.

martes, 26 de enero de 2010

Cuando la mentira es patológica


Hechos demostrados: Hubo una huelga general ampliamente secundada en todo el país. Fue el gobierno de Aznar quien dio la orden de alejar al Prestige de la costa gallega. El decretado cierre de la Fiscalía Anticorrupción permitió a los trileros del poder campar a sus anchas, haciendo de las suyas sin que nos diéramos cuenta. En Irak no había armas de destrucción masiva, cosa que muchos sabían y muchos más intuíamos, pero allí fueron enviados no obstante más de mil soldados mientras se aseguraba que sólo acudían médicos. Los trenes de Madrid fueron reventados por islamistas y no por la ETA. El gobierno español bendijo -si es que no apoyó directamente- el fallido golpe de estado de 2002 contra Hugo Chávez, el presidente democráticamente elegido por los venezolanos. La repatriación de cadáveres del Yak-42 se hizo de la manera más chapucera y vil posible. En Irak no hay democracia ni nada que se le parezca. El Tamayazo existió.

Todo lo anterior es rigurosamente cierto. Pero el PP, en boca de sus líderes, ha sostenido -y anda empecinado en sostener- lo contrario, por aquello de no enmendalla y porque los mentirosos acaban creyéndose las mentiras que dicen, cuando esto obedece a una patología. La penúltima cuenta de este inagotable rosario de mentiras ensartadas en aquellos legendarios hilillos de plastilina consiste en decir que Zapatero, estando aún en la oposición, prometió no permanecer en el cargo de presidente más de dos mandatos. ¿Les suena? Bingo: Aznar fue el que lo dijo (y lo cumplió). ¿A qué más les suena? Bingo de nuevo: Mecanismo de proyección*, se llama.

José María Aznar López, de profesión, conferenciante. A 30.000 € la hora.

* La proyección (Psicoanálisis) es un mecanismo de defensa a través del cual el individuo se enfrenta a conflictos emocionales y amenazas de origen interno o externo atribuyendo incorrectamente a los demás, sentimientos, impulsos o pensamientos propios, que le resultan inaceptables o que le generan negación. Consiste en proyectar cualidades, deseos o sentimientos que producen ansiedad fuera de sí mismo, dirigiéndolos hacia algo o alguien a quien se los atribuyen totalmente.

lunes, 25 de enero de 2010

Cuando la calle es popular


Siempre he sostenido -eso sí, por la cara y sin estadísticas ni estudio alguno que me avalen- que durante la transición española, mientras los jóvenes de izquierda se ausentaban de sus clases universitarias para manifestarse en la calle, enfrentándose primero a los grises y después a los maderos, los vástagos de la derecha pudiente de este país aprovechaban mucho mejor su tiempo en las más brillantes universidades privadas del extranjero, obteniendo provechosos másters en marketing y técnicas publicitarias, por ejemplo. Para ello me baso fundamentalmente en la apreciación subjetiva de que el Partido Popular, ya desde su mismo nombre -mucho más llano y menos pretencioso que el de su matriz, Alianza Popular-, estaba configurado como un moderno producto de consumo, fácilmente vendible al electorado (otra cosa es que la memoria del reciente pasado franquista les hiciera tener que esperar más de 12 años a que les llegara el turno de gobernar).

A lo que iba: 'Partidosocialistaobreroespañol' es un palabro demasiado denso para la época mercadotécnica en la que nos ha tocado vivir. Además, se adscribe a una ideología concreta (que puede retraer el voto de los que se definen como 'apolíticos') y a una clase social determinada (de la que incluso sus propios integrantes reniegan). Por contra, 'Partidopopular' es un término mucho más escueto y generalista, indefinido a priori en lo que a ideologías respecta y capaz de llegar más y mejor: cualquiera podría pensar "Yo soy del pueblo, luego éste es mi partido". O, más aún: "Es el partido del pueblo. ¡El verdadero partido del pueblo!" Esto no conviene ser tomado a la ligera o como una solemne bobería mía: se lo he oído decir a muchísima gente. Sobre todo, joven.

Este bucle mental de gran implantación social, a lo que se ve, les sigue funcionando a los 'populares' la mar de bien. Sólo hay que analizar el tipo de oposición que vienen realizando desde que perdieron el poder, para constatar que se postulan siempre como los únicos portavoces válidos del españolito de a pie, de la gente normal, de las personas sensatas... y como los exclusivos adalides del sentido común. De esta forma cosechan seguidores y recolectan votos. Nadie quiere tenerse por insensato y los locos que no les apoyan están perdidos y no valen un pimiento: malos españoles, gente no popular.

Y, por descontado, como ellos sí son populares, también son los que más cerca están de las familias de las víctimas. Más cerca que ellos, nadie. Por eso saben perfectamente lo que la gente quiere. Lo acaba de decir Javier Arenas: El PP pide debatir sobre la cadena perpetua porque "la calle" lo quiere. Su calle. La calle popular. La que cuenta. La que sólo tira del cerebro límbico.

La calle que no quería la guerra de Irak no contaba, la que quiere cadena perpetua sí.

* La foto es de Paco Sánchez. El gesto reflexivo de Javier Arenas es del propio Javier Arenas.

domingo, 24 de enero de 2010

Domingo de feria


'Are You Going To Scarborough Fair' es una gran canción de Simon & Garfunkel, perfecta para ser escuchada en un domingo como éste. Aquí la tienen, para que la disfruten muy plácidamente, por duplicado y sobre un pequeño montaje de la película de Mike Nichols, El Graduado, que acaba con la épica escena final en la que Dustin Hoffman muestra el buen uso que, en un momento dado, puede dársele a una cruz de ésas que los romanos empleaban como medio de tortura y ajusticiamiento y que los curas tanto veneran.

sábado, 23 de enero de 2010

Escenas Celestiales XL


- Aquí todo es inmensamente grande.
- Y que lo digas. Tamaño XL.
- De acuerdo a las leyes de la Relatividad, que muestran la íntima relación existente entre el espacio y el tiempo, la eternidad sólo podría desarrollarse en un espacio infinito. Si el espacio en el que el tiempo discurre es finito, el tiempo también lo es por fuerza. Si nuestro porvenir es la eternidad, este sitio es igualmente infinito o, como mínimo, autocontenido. ¿Dónde se han quedado mi gente, mi barrio, mi ciudad, nuestro planeta y el universo todo?
- Míralos. Ahí los tienes.
- Los veo, vale, pero son sólo un sueño. No tengo acceso real a ellos. Este dichoso Cielo lo ocupa todo, así que no hay sitio para lo que conocimos cuando estábamos vivos. Todo eso ha desaparecido para siempre. Incluso dudo que alguna vez existiera.
- Te basas en la Relatividad. Pero quizás en este cielo las leyes físicas que conocimos en el otro universo no valgan.
- Entonces ni tú ni yo estaríamos hablando como lo estamos haciendo.
- Eso es muy cuestionable.
- En absoluto. Si nuestras almas conservan la lógica de nuestro pensamiento humano, las leyes que la hacen posible no deben ser en esencia distintas de las que había en la Tierra.
- Dejémoslo estar. Al menos guardas el recuerdo de lo vivido, ¿no?
- Que se desvanece conforme pasa el tiempo, por mucho que me empeñe en repasar mi vida a cada momento. Va perdiendo entidad incluso como recuerdo. Sus contornos se me desdibujan poco a poco y, como te decía, cada vez es más un sueño. Al final, es como si este sitio fuera el único universo existente. Yo, de hecho, estoy ya casi seguro de que lo es.
- ¿Importa demasiado?
- Me siento igual que aquellos que en la Tierra aseguraban haber tenido vidas anteriores. Entonces me parecían unos ingenuos incapaces de argumentar lo que sostenían. Hoy me veo en la misma situación. Soy Alicia al otro lado del espejo.
- ¿Alicia?
- El personaje de Lewis Carroll. Una de mis lecturas favoritas de niño.
- ¿De eso sí te acuerdas?
- Cada vez menos, amigo mío, cada vez menos.

viernes, 22 de enero de 2010

Reptiles


Gran parte de nuestros actos tienen su origen en las zonas más profundas del cerebro, aquellas que conformaron en su día el cerebro primigenio o reptiliano y que es el encargado de las funciones más básicas, como los instintos de supervivencia y reproducción. En nuestro caso, la evolución ha venido añadiendo 'capas' hasta componer el cerebro mamífero que administra las emociones. Alrededor de éste último está el neocórtex que es donde opera el raciocinio y que es la parte más 'humana' (por decirlo de alguna manera que no ofenda a los delfines). José Saramago ilustra magistralmente en su 'Ensayo sobre la ceguera' la pasmosa facilidad con la que el raciocinio y las emociones humanas pueden llegar a ceder el paso, en cuestión de segundos, a los instintos que nos hermanan con los reptiles: la supervivencia a toda costa, la territorialidad y el egoísmo más exhacerbado. Todo eso late en nuestro ser más profundo y bastan unas dosis de inseguridad o de miedo para activarlo y verlo encaramarse a nuestro puente de mando. Eso lo saben muy bien los antropólogos, los psicólogos, los sociólogos... y también los políticos.

Nada hay más sencillo que señalar a un supuesto enemigo en épocas de crisis y privación (inmigrantes, gitanos o judíos, tanto da). El raciocinio desaparece de la escena como si nunca hubiera existido y las emociones afectivas hacia los demás van deshaciéndose como la espuma. El odio es la única emoción que se resiste a desaparecer, porque está en contubernio con el egoísmo reptiliano. Y ya está: el supuesto enemigo ha acabado siendo -para nosotros, que ya no somos personas racionales- el enemigo real.

Cuando la situación se vuelve áspera es muy fácil mentir y decir que el problema de Vic es que no cabemos. Legiones enteras te darán la razón frente a toda evidencia. Es lo que tiene el discurso xenófobo -se disfrace como se disfrace-: que apela a lo más profundo de la psique humana, allí donde creemos mantener la pólvora a buen recaudo, a nuestra Santa Bárbara. En tiempos duros, es muy sencillo enardecer a las masas y reclutar nuevos adeptos para ese tipo de causas... y los políticos lo saben. Vaya que si lo saben. Se frotan las manos (igual hasta ganan votos y todo).

jueves, 21 de enero de 2010

El Pentágono se vuelca


Mientras otros países como Bolivia, Cuba, Venezuela, Nicaragua o Argentina envían a Haití comida, médicos, material quirúrgico, personal experto en castástrofes naturales y medicamentos, los Estados Unidos sólo envían militares fuertemente armados. (Ver fuente)

Está visto que la población haitiana es tan salvaje que se necesita la intervención de ejércitos extranjeros armados hasta los dientes para imponer el orden y garantizar la seguridad en las pocas calles que aún se ven entre los escombros. Todavía no me explico por qué ninguno de los países citados (o Santo Domingo o México o Nicaragua o Canadá o la mismísima España) no enviaron de entrada también a sus tropas. ¿Tal vez porque en algún momento pensaron que eso era competencia de la ONU? Tampoco me explico cómo es que el ejército de EE.UU. se arroga la libertad de intervenir en Haití de la forma en que lo hace, sin supeditarse a la propia ONU y con la intención confesa de permanecer en el país por mucho tiempo, ocupando y administrando en solitario sitios estratégicos como, por ejemplo, el aeropuerto. ¿Labor humanitaria urgente que no admite demora, dicen? Ah, vale, perdón, ya me callo. Pero es que el hecho de que sea el Pentágono -a través de SOUTHCOM (Comando Sur de los Estados Unidos)- quien esté detrás de todas estas maniobras -en lugar de agencias civiles del gobierno de Obama, por ejemplo- alienta mis suspicacias y aviva mi esquizofrenia 'progresí'.

Aceptemos pulpo y que los EE.UU. no esconden segundas intenciones. La próxima vez que un Katrina asole alguna ciudad caribeña del país más violento de la Tierra, tendremos que ver con buenos ojos el desembarco en aquellas costas de un contingente de tropas cubanas o venezolanas, sin pensar que se trata de una invasión militar en toda regla. Seguro que seremos capaces.

A los que no estén dispuestos a aceptar pulpo como animal de compañía, les recomiendo este artículo de José Luis Vivas y este otro de Eduardo Galeano. Explican, respectivamente, lo que está pasando y cómo se ha llegado hasta aquí en Haití, con o sin terremoto.

miércoles, 20 de enero de 2010

La Buena Educación


Conozco de primera mano el sistema escolar alemán. A diferencia del español, depende bien poco -por no decir que no depende nada- de los sucesivos cambios de gobierno en ese país, ya sean de derechas o de izquierdas. Hay un consenso desde hace décadas en todo lo que respecta a la educación de los niños y jóvenes del país. Se educa en valores cívicos tan importantes como la buena convivencia entre los diferentes, el entendimiento de las normas comunes que nos damos para vivir en sociedad y la empatía y el respeto hacia los demás.

Al comienzo de mi pubertad, en las clases de religión protestante se impartían nociones de educación sexual y mis amigos alemanes aprendían casi todo lo que había que saber sobre métodos anticonceptivos de boca del pastor (y les juro que jamás vi un padre alemán escandalizado por ello; más bien parecían estar conformes). También aprendían a conocerse unos a otros a través de sus diferencias, sueños y anhelos. Aprendían a respetarse y a no hacer distinciones por pertenecer a una determinada clase social. Mientras, los alumnos españoles dedicábamos horas enteras a desentrañar el misterio de la santísima trinidad con la ayuda del cura, cuando ya ustedes saben que es una tarea abocada al más rotundo de los fracasos. Sacar sobresaliente era lo más fácil del mundo, y el currículum se alegraba -y mi abuela no digamos-, pero perdíamos el tiempo tontamente.

Igual resulta aconsejable y no carente de sentido común analizar la forma en la que los alemanes han logrado consolidarse como la primera potencia industrial de Europa después de haber sido derrotados en la II Guerra Mundial. Tal vez en su sistema educativo podamos encontrar algunas claves. Ahora que estamos en vísperas de la enésima reforma de la educación en España, se hace más necesario que nunca un consenso nacional sobre la implantación de una asignatura en los niveles más tempranos que haga referencia a los valores, a la ética... Esto es algo que podría entender y apoyar cualquiera.

O nos quedamos con el misterio de la santísima trinidad, que también tiene su miga, oiga... y que sigan inventando ellos.

martes, 19 de enero de 2010

La liquidez de Hernando


Rafael Hernando podría muy bien tenerse por ciudadano modélico. De hecho, yo creo que se tiene. En sus momentos de reflexión, tal vez barrunte para sí que mucho mejor le iría a este país si el españolito de a pie le tomara a él como ejemplo de actitud ante la vida y ante las cosas. Su agraciado porte tiene algo de dandy y se le ve acostumbrado a ser bien recibido y a granjearse simpatías allá donde vaya. Su eterno y confiado gesto sonriente le delata. No parece haberlo pasado mal nunca. Es la viva imagen del triunfador con clase (nada de ir por ahí presumiendo de abdominales, no señor).

Al hilo de estos exhaustivos razonamientos, acabo de llegar a la conclusión de que este señor debe de ser muy gracioso en sus círculos sociales. Sin duda, la gente se parte la caja con él, obnubilada. Tal vez por eso dice que lo de Vic no es un problema de xenofobia, sino básicamente de liquidez... y se queda tan ancho, porque se admira de su ocurrencia, porque para eso es portavoz de inmigración del PP... y porque seguramente lo piensa de verdad. Si hubiera dinero de sobra, nos viene a decir, seríamos hospitalarios con los extranjeros como el que más, vive dios. Pero la hospitalidad también tiene su coste y, al no haber dinero, no se puede ser hospitalario. Elemental. Si los negros, los esquimales, los indios yanomamis o los campesinos esteparios de Mongolia ofrecen al viajero todo lo poco que tienen es porque son casos perdidos que nunca han oído hablar de lo que es un ciudadano modélico. Gentes atrasadas, que no saben de qué va esto de vivir desarrolladamente.

Lo de Hernando es como el viejo chiste del chófer de guagua que recrimina la falta de educación a un joven que no le cede el asiento a la pobre anciana que permanece de pie. El joven dice: "No. Educación sí que hay. Lo que no hay son sitios." Graciosísimo... ¿verdad, Rafael? Para partirse la caja...

lunes, 18 de enero de 2010

Citas Insuperables (28)


"Hay males mayores que lo de Haití, como nuestra situación espiritual" - José Ignacio Munilla, obispo de San Sebastián y serio aspirante al título de Hideputa Mayor del Reino, haciendo méritos ante su grey.

No quiero pecar de descontextualizador, así que aquí tienen lo que ha dicho en la Cadena Ser, en su integridad: "Existen males mayores que los que esos pobres de Haití están sufriendo estos días". "También deberíamos llorar por nosotros, por nuestra pobre situación espiritual, por nuestra concepción materialista de vida". "Quizás es un mal más grande el que nosotros estamos padeciendo que el que esos inocentes también están sufriendo". Perlas para la Historia -con mayúsculas- de la iglesia católica, cuya sensibilidad hacia los pobres y maltratados por la vida no ha hecho más que incrementarse en estos últimos dos mil años.

Para mí que Munilla ya casi tiene el ansiado título en la palma de la mano. Sólo tiene que extenderla junto con el brazo y alzarla un poquito más. Lo que no sé es si se puede.

domingo, 17 de enero de 2010

Domingo Lhasa



Lhasa de Sela
murió el pasado 1 de enero, a los 37 años, víctima de un cáncer de mama, un nenúfar creciente e impasible que acababa con la espuma de sus días, arrebatándonos la posibilidad de escuchar su voz en vivo alguna vez. Confieso que, antes de la noticia de su muerte, jamás había oído hablar de ella, pero escucharla cantar una vez es sentir que la has escuchado cantar desde siempre. Sus interpretaciones son realmente cautivadoras, da igual en el idioma que lo haga. YouTube contiene muchísimas actuaciones suyas en directo. Ninguna tiene desperdicio. Comparen el sentimiento de esta mujer con el del cura más sensible y atento que conozcan y tal vez así entiendan por qué los domingos prefiero quedarme escuchando música en lugar de ir a misa. Con Lhasa de Sela veo abrirse las puertas del Cielo.

sábado, 16 de enero de 2010

Escenas Celestiales XXXIX


- Llegaron en tromba, Señor. Son miles y miles. Demasiado trabajo para mí solo.
- Me hago cargo. ¿De Haití, vienen?
- De Haití, Señor.
- Hm... (mesándose las barbas) Igual me pasé un poco con la fuerza del terremoto.
- Eso creo, Señor.
- Bueno. Lo hecho, hecho está. Llama a los marines y que te echen una mano.
- No sé si estarán por la labor, Señor. Vienen muy tocados con tantos conflictos bélicos durante sus vidas. Me da que ahora mismo sólo piensan en descansar.
- Claro, tienes razón. ¿Y no hay por aquí algunas almas voluntariosas que puedas reclutar?
- Alguna habrá, Señor. Déjelo en mis manos.
- Perfecto. A ver si de cinco a diez días tenemos todo esto puesto en orden otra vez y regularizamos la afluencia de inmigrantes. La próxima vez prometo no pasarme tanto.
- Se lo agradezco, Señor. ¿Me permite ahora preguntarle por qué ha enviado ese terremoto precisamente a uno de los sitios más pobres y miserables del planeta?
- No.
- Lo que Usted diga, Señor.

*Antes de que nadie se me tire al cuello por abusar de un horrendo y perverso sentido negro del humor, aclaro que esta entrada está inspirada en las sobrehumanas conexiones neuronales del obispo de San Sebastián, Monseñor Munilla, y sus desconcertantes manifestaciones. El lunes que viene le dedico un post de Citas Insuperables a propósito de esto.

viernes, 15 de enero de 2010

Haití y el Mundo Libre


El infierno hoy se llama Haití. Las cifras oficiales de la Cruz Roja hablan de 45.000 a 50.000 muertos. Seguramente serán miles más (¿dónde anda metido el dios de los creyentes?).

Un terremoto siempre es algo que escapa a todo control. Aparece cuando y donde menos se le espera. Es así y punto. Lo que ya no es tan así, es ver una población diezmada gritando e implorando la asistencia de un personal sanitario que no aparece por ninguna parte, seguramente porque no lo hay, ni lo había antes del terremoto. Lo que ya no es tan así, es que no haya nada donde debería haber un estado, con sus servicios y planes de emergencia -funcionando todo lo mal que se quiera, vale, que un terremoto 7,3 es algo devastador y aquello es el tercer mundo, pero funcionando aunque sólo sea un poquito-. Lo que ya no es tan así, es que no exista nada de eso, que ese hecho no se denuncie y que se nos quiera presentar toda esta desgracia de los haitianos como el lógico y natural desenlace de una fatalidad o cruel capricho del destino (o incluso como una cosa del demonio).

Lo que estamos viendo estos días en Haití lo vimos no hace demasiado tiempo, a relativa poca distancia de allí. En esa ocasión no era un terremoto, sino un huracán llamado Katrina y el país anfitrión los EE.UU. Tanto entonces como ahora, las fuerzas de la naturaleza evidencian la absoluta desnudez de la población de los delgados estados neoliberales en términos de asistencia, porque el gobierno no contempla plan B alguno, ni mantiene estructuras o voluntad política para llevar adelante un plan A mínimo para estos pobres diablos, en previsión de catástrofes naturales de las que Haití sabe ya demasiado. Son cosas que no rentan. Comercialmente no parecen lo suficientemente atractivas. El neoliberalismo se dedica a asuntos más importantes. A joderse.

En ambos casos, la comunidad internacional y, sobre todo, el primer mundo aprovechan para sacar lustre a su conciencia a través de la caridad y de la solidaridad que brotan (ahora sí) a raudales. Obama, por ejemplo, ha enviado al ejército norteamericano on the fly*, para que ejerza labores humanitarias (espero que les haya dado las consignas alto y claro y que ningún soldado confunda Haití con Granada, que anda por ahí cerquita). Se le han adelantado en las labores de ayuda, una vez más, Cuba y Venezuela, pero de esto no se dice nada, supongo que para no hacerles propaganda a esos países comunistas, que es su verdadero motivo para repartir médicos o alfabetizadores 'desinteresadamente' por todo el mundo, como todos sabemos. Pero me estoy liando, así que será mejor que pasemos a las conclusiones.

Conclusión 1ª: Un terremoto es un terremoto y es capaz de derribar casas, ciudades, haciendas y emporios hasta los mismísimos cimientos, pero nunca despedaza un país entero hasta convertirlo en el mismo infierno. En el caso de Haití, el infierno, probablemente, ya estaba ahí. Quienes aparecen hoy descalzos entre las ruinas, seguramente jamás tuvieron zapatos en su vida, ni esperanzas de tenerlos. Y de médicos o asistencia sanitaria, lo mismo.

Conclusión 2ª: El capitalismo sólo huele bien (y hasta cierto punto) cuando hay bonanza económica y todo va como la seda. Si no, es completamente inhumano. Una mierda. Y no es un insulto, es un diagnóstico. Si no me creen, corran a ver a Haití en los telediarios, antes de que deje de ser noticia. ¡Uf! Menos mal que nos queda la caridad...

*sobre la marcha

jueves, 14 de enero de 2010

Rajoy y la inclemencia


Es un portento, Mariano Rajoy. Quién lo iba a decir cuando lo de los simpáticos e ingenuos 'hilillos de plastilina'. Más tarde, ya en la oposición, se las ingenió para esculpir el adjetivo 'coloxal', el epíteto 'bobo solemne', la niña, las 'chuches', el primo sevillano que era científico y que no entiende eso del cambio climático...

Y luego están las fotos. Esas impagables fotos: la sarta de tomates agitada con rabia en vísperas de la Navidad; en Navidad, el hombre bueno con sombrero de chef en un comedor de caridad sirviendo sopa caliente mientras fuera cae la nieve y reina la inclemencia; en plena cuesta de enero, el hombre bueno que se indigna cada vez que pasa por una cola del INEM, en medio de la inclemencia; el hombre bueno que, en la inclemencia... ¿Cuál será la próxima foto de Rajoy que se adueñe de las portadas en medio de tanta inclemencia? ¿No les embarga la impaciencia por saberlo? ¿Por verla?

Dicen las malas lenguas que sus propios compañeros de partido no le tienen por un líder natural. Que recelan de su capacidad para ganarse a la gente, queriendo hacer ver que es uno más. Yo creo que se equivocan de cabo a rabo. Rajoy es una estrella en ciernes (¿te acuerdas de cuando al Aznar de la oposición se le echaba en cara no tener carisma?). Sólo le falta un empujoncito más para subir los pocos escalones de La Moncloa. Para mí que lo tiene bien fácil, si persevera por la senda que le trazan sus acertados asesores de imagen. Desde aquí le envío todos mis ánimos y la sugerencia de la foto para el día en que le toque defender el flamenco ante las huestes de Zapatero. Que llegará, al paso que vamos. No lo duden.

miércoles, 13 de enero de 2010

Red Sostenible


Consideramos imprescindible la retirada de la disposición final primera de la Ley de Economía Sostenible por los siguientes motivos:

1 - Viola los derechos constitucionales en los que se ha de basar un estado democrático en especial la presunción de inocencia, libertad de expresión, privacidad, inviolabilidad domiciliaria, tutela judicial efectiva, libertad de mercado, protección de consumidoras y consumidores, entre otros.

2 - Genera para la Internet un estado de excepción en el cual la ciudadanía será tratada mediante procedimientos administrativos sumarísimos reservados por la Audiencia Nacional a narcotraficantes y terroristas.

3 - Establece un procedimiento punitivo “a la carta” para casos en los que los tribunales ya han manifestado que no constituían delito, implicando incluso la necesidad de modificar al menos 4 leyes, una de ellas orgánica. Esto conlleva un cambio radical en el sistema jurídico y una fuente de inseguridad para el sector de las TIC (Tecnología de la Información y la Comunicación). Recordamos, en este sentido, que el intercambio de conocimiento y cultura en la red es un motor económico importante para salir de la crisis como se ha demostrado ampliamente.

4 - Los mecanismos preventivos urgentes de los que dispone la ley y la judicatura son para proteger a toda ciudadanía frente a riesgos tan graves como los que afectan a la salud pública. El gobierno pretende utilizar estos mismos mecanismos de protección global para beneficiar intereses particulares frente a la ciudadanía. Además la normativa introducirá el concepto de "lucro indirecto", es decir: a mí me pueden cerrrar el blog porque "promociono" a uno que "promociona" a otro que linka a un tercero que hace negocios presuntamente ilícitos

5 - Recordamos que la propiedad intelectual no es un derecho fundamental contrariamente a las declaraciones del Ministro de Justicia, Francisco Caamaño. Lo que es un derecho fundamental es el derecho a la producción literaria y artística.

6 - De acuerdo con las declaraciones de la Ministra de Cultura, esta disposición se utilizará exclusivamente para cerrar 200 webs que presuntamente están atentando contra los derechos de autor. Entendemos que si éste es el objetivo de la disposición, no es necesaria, ya que con la legislación actual existen procedimientos que permiten actuar contra webs, incluso con medidas cautelares, cuando presuntamente se esté incumpliendo la legalidad. Por lo que no queda sino recelar de las verdaderas intenciones que la motivan ya que lo único que añade a la legislación actual es el hecho de dejar la ciudadanía en una situación de grave indefensión jurídica en el entorno digital.

7 - Finalmente consideramos que la propuesta del gobierno no sólo es un despilfarro de recursos sino que será absolutamente ineficaz en sus presuntos propósitos y deja patente la absoluta incapacidad por parte del ejecutivo de entender los tiempos y motores de la Era Digital.

La disposición es una concesión más a la vieja industria del entretenimiento en detrimento de los derechos fundamentales de la ciudadanía en la era digital.

La ciudadanía no puede permitir de ninguna manera que sigan los intentos de vulnerar derechos fundamentales de las personas, sin la debida tutela judicial efectiva, para proteger derechos de menor rango como la propiedad intelectual. Dicha circunstancia ya fué aclarada con el dictado de inconstitucionalidad de la ley Corcuera (o ley de patada en la puerta). El Manifiesto en defensa de los derechos fundamentales en Internet, respaldado por más de 200 000 personas, ya avanzó la reacción y demandas de la ciudadanía antes la perspectiva inaceptable del gobierno.


La Red Sostenible somos todos. Si quieres adherirte a este texto, cópialo, bloguéalo, difúndelo...

martes, 12 de enero de 2010

Libertad Religiosa


Vayan poniendo la mesa, que la Ley de Libertad Religiosa ya está lista. Ahora sólo es cuestión de buscar el momento más oportuno para servirla, aquél en el que la basca ande más distraída en sus propios asuntos, no vaya a ser que se nos escandalice más de la cuenta y se nos desmande. Ya adelantan algo de la receta de tan esperado manjar y se sabe que será un plato con espíritu confraternizador: por una parte, obligará a retirar los crucifijos de todos los estamentos públicos -menos cruces y más Juan Carlos-, pero, por otra, dicen, atenderá los gustos y preferencias de todas las religiones y no sólo de la católica, de forma que los hijos de los musulmanes puedan recibir clases de su culto particular. Dudo mucho que esto sea tan sencillo de llevar a cabo como suena. Para empezar, habría que dotar a un enorme número de colegios públicos de nuevos profesores de la más diversa ralea, como curas, imanes, rabinos, popes, gurús, etc., etc. y esto no es factible, ¿verdad? Aún así, llegado el caso, lo importante es la respuesta a la siguiente pregunta que me hago mientras me cuelgo la servilleta y voy empuñando los cubiertos con la boca hecha agua: ¿podrá mi hija recibir clases de ateísmo? ¡Eh, qué pasa! No se me sulfuren. Yo también tengo derecho a que se atiendan mis preferencias. ¿O no?

* En la foto: Carl Sagan con su hijo, mostrando la enorme zozobra que le provoca su condición de ateo.

lunes, 11 de enero de 2010

Les estoy diciendo la verdad


Se empieza por decir que una huelga secundada por hasta un 35% de la población no ha existido y que todo el mundo ha acudido tan contento a su puesto de trabajo; se sigue con 77.000 toneladas de petróleo que se transmutan en hilillos de plastilina a lo Houdini; después se persevera con denuedo sin abandonar la senda, asegurando que hay armas de destrucción masiva en Mesopotamia sin que haya evidencia alguna y, por último, se mantiene durante años la conspiranoide autoría etarra del atentado más salvaje que ha sufrido este país en toda su historia, a sabiendas de que no es cierto lo que se dice (de serlo, habría sido, hasta esa fecha, el único atentado de E.T.A. sin aviso previo por parte de la banda). Al lado de esto, asegurar sin pruebas que el gobierno nos espía, que tú te pagas tus trajes cuando no es verdad o echar la culpa a un periodista de ser el autor intelectual de la agresión a otro por cuestiones de ideología son simples minucias que no vienen al caso. O sí. Veamos.

Que la mentira anda institucionalizada en nuestra casta política es algo innegable. Tenemos ejemplos de sobra en todos los partidos que nos han gobernado, pero hay sutiles diferencias en la reacción que unos y otros adoptan cuando son pillados in fraganti. La estrategia Aznar consiste en no reconocer jamás de los jamases que mentiste, mintiendo para ello una vez más si es preciso ("...cuando yo no lo sabía, nadie lo sabía"). José María sigue diciendo hoy que la decisión de alentar y secundar la invasión de Irak fue la correcta. Si esto lo hace el presidente honorífico de un partido político con tanta naturalidad y desparpajo, ¿cómo no van a imitarle sus acólitos y todos aquellos que le tienen tan en estima? Así, es el día de hoy y Esperanza Aguirre no se ha disculpado lo más mínimo por el chorro de mierda que arrojó hace pocos días al Gran Wyoming a cuentas de la agresión sufrida por Hermann Tertsch a la salida de un bar. Wyoming tampoco las ha pedido, porque de la lideresa no cabe esperar tales disculpas. Y esto también lo sabe de buena tinta el Dr. Montes, por ejemplo.

Puede que la mentira y el descaro formen parte activa de la política desde siempre, pero Aznar, con su exitosa estrategia del "Todo Vale" que le aupó a La Moncloa -y con todo lo que vino después y que ya he citado arriba-, la introdujo a largo plazo en el seno del PP, encumbrándola como la herramienta más útil, así, sin complejos (¿Mentiroso yo? ¡Tururú!). Él inició la senda, la sigue abriendo cada vez que abre la boca, los demás le siguen. Es la derecha que nos ha tocado. Así de humilde y civilizada. La buena educación de los colegios de pago, que le dicen.

domingo, 10 de enero de 2010

Domingo Propaganda



Un éxito de los primeros ochenta de una banda alemana llamada Propaganda. Una canción nada importante ni trascendente, desde luego, pero muy escuchable. Más que muchos sermones que se oyen por ahí. Pero ustedes a lo suyo. Recuerdos al cura de mi parte. Salud.

sábado, 9 de enero de 2010

Escenas Celestiales XXXVIII


Se había pasado la vida entera soñando con el Cielo y ahora que hace tiempo que ya está en él, recuerda cada día, con indescriptible nostalgia, las sensaciones que no le acompañarán más, porque tan sólo es un alma y no tiene cuerpo: el frío que le hacía tiritar, las duchas calientes, el suave roce de la hierba en los pies descalzos, el aire fresco y el rocío de las mañanas lluviosas con su olor a tierra mojada, el dulce sopor que solía abrir la puerta a los más variados sueños, la aceleración de los aviones en la pista de despegue, el vértigo de mirar hacia el cielo estrellado cuando no ves nada más (parece que cuelgas boca abajo de la superficie terrestre), el sabor salado de las lágrimas o los estertores producidos por las carcajadas cuando la felicidad solía desembocar en carcajadas. Menos mal que, al menos, puede volar o disfrutar de la siempre minusvalorada contemplación divina, porque, de lo contrario -y esto se lo aseguro yo a ustedes- daría cualquier cosa por volver a estar vivo.

viernes, 8 de enero de 2010

Ciencia autosuficiente


El método científico se basa en la evidencia. Se observan con detenimiento los fenómenos y se emplean el análisis y la experimentación para buscarles una explicación racional lo suficientemente satisfactoria. Así es como se resuelven los crímenes, por ejemplo, porque así es como funciona la razón humana. La ciencia se nutre de ella. Siendo así, construye sus teoremas y leyes sobre conocimientos probados y empíricamente demostrables. Estos teoremas y leyes están a su vez abiertos a las modificaciones que vengan impuestas por nuevos descubrimientos y observaciones que los cuestionen.

La fe es otra cosa. Es la voluntad de interpretar la realidad a conveniencia, adjudicando causas más o menos caprichosas e irracionales a los fenómenos que vemos, en total ausencia de evidencias que apoyen lo que creemos e incluso atentando contra el sentido común. Su fuerza radica en la adopción de la creencia a ciegas y en la falta de escepticismo o espíritu crítico.

Es un enorme insulto a la inteligencia de nuestra especie oír de boca de un papa, al que muchos tienen todavía por infalible, algo tan absurdo como que la ciencia no debe ser "autosuficiente" sino abierta a la fe. Ratzinger es un hombre ilustrado y por lo tanto sabe perfectamente que la ciencia es cualquier cosa menos autosuficiente, porque en modo alguno es un sistema cerrado como sí puede serlo, por ejemplo, un sistema de creencias religiosas con sus códigos, axiomas y normas. La ciencia, por el contrario, está siempre abierta a cualquier aportación o contribución del ímpetu humano por entender cada vez más este mundo de la forma más racional posible. Y lo mejor de todo es que cualquiera puede hacer ciencia, sin verse obligado a someterse a una jerarquía que dictamine qué leyes son ciertas y cuáles son herejía.

En el fondo, lo que este ex nazi de Benedicto está pidiendo de forma soterrada, pero evidente y miserable, es que el género humano no se emancipe nunca del yugo religioso que él y su corte de purpurados vienen administrando desde hace veinte siglos. Podríamos pensar que lo pide ingenuamente por nuestro bien, porque no sabe lo que hace, pero no olvidemos que él es un hombre ilustrado que, ante todo, busca la autosuficiencia de la empresa que dirige.

jueves, 7 de enero de 2010

The Big Hoax


Hoy les traigo una viñeta que me parece sensacional. Muestra una Cumbre Climática como la que acaba de celebrarse en Copenhague. En la pared pone: "independencia energética, preservación de los bosques, sostenibilidad, trabajos verdes, ciudades vivibles, renovables, agua y aire limpios, niños saludables, etc., etc."

El tipo de las gafas pregunta: ¿Y qué pasa si eso del cambio climático resulta ser un gran engaño y estamos creando un mundo mejor para nada?

Es la sagacidad del sensato discurso negacionista hecha viñeta.

miércoles, 6 de enero de 2010

Lo sagrado


A propósito del despropósito de Irlanda y su dichosa ley de la blasfemia, Ignacio Escolar se salió hace unos días con una entrada espectacular. Aquí les traigo un extracto que considero sublime:

"La ley no sólo es arcaica, también es injusta, pues deja a la subjetividad del ofendido la gravedad de la ofensa. ¿Qué es insultante? ¿Qué es sagrado? Puestos a ser subjetivos, ésta es mi lista:
Sagrada es la ciencia, sagrada es la razón. Sagrada es la libertad de expresión, el humor, la risa, que está por encima de cualquier profeta. Sagrada es la educación pública, y sus aulas son el templo del conocimiento de todos, un lugar donde no caben los símbolos de la superstición de algunos. Sagrado es el horario lectivo, tan valioso y tan escaso que no hay tiempo para el adoctrinamiento religioso. Sagrada es la infancia; sagrada es la sexualidad de un niño, y si una organización encubre de forma sistemática a los pederastas, que comparta pena con ellos. Sagrado es el dinero público; sagrados son los impuestos, y que la financiación de la fe de algunos no corra del bolsillo de todos. Sagrado es el respeto a la mujer, la igualdad de sexos. Sagrado es el derecho a una sexualidad libre. Sagrada es la familia, todas las familias y no sólo las que bendice Roma. Sagrado eres tú, querido ser humano, que, aunque la Tierra nunca haya sido el centro del Universo, siempre importarás más que cualquier imaginario dios."

Sólo puedo decir una cosa: Amén.

martes, 5 de enero de 2010

La hostia del presidente


Hay que tratar de ponerse en la piel de José Bono -o, mejor, en su cabeza- para hacerse uno idea de la incómoda procesión que este hombre debe de estar llevando por dentro desde que estampó su rúbrica en la aprobación de la popularmente llamada Ley del Aborto. Él afirma tener la conciencia tranquila, una vez desgranados los motivos y atenuantes que le han facilitado la labor, pero Rouco vuelve a salirle con que no y no y no, que el que vota a favor de esa ley lo hace en contra de la "recta razón" (sic). Bono se defiende, diciendo que él prefiere sentirse más cerca de Jesucristo que de la jerarquía de una Iglesia Católica que jamás amenazó con excomulgar a dictadores como Pinochet o Franco. Ole, ole y ole.

Los sacramentos son patrimonio de esa misma iglesia, pero él dice que se siente legitimado para comulgar pese a todo, y lo dice con la contundencia y determinación del que está resuelto a hacerlo frente a viento y marea, caiga quien caiga, porque en ello le va la vida eterna. Así que la pelota de tenis está a punto de caer a uno u otro lado de la red: ¿Comulgará o no comulgará Bono? ¿Adoptará su párroco la objeción de conciencia y le denegará la hostia o sucumbirá in extremis a la piedad cristiana para administrarle la sagrada oblea? Y lo más importante de todo: ¿podrá sobrellevar Bono medianamente bien los días que faltan para la comunión, con la incertidumbre de si sí o si no? No quisiera yo estar en la piel -o, peor, en la atormentada cabeza- del actual presidente de las Cortes Generales de nuestro estado democrático y aconfesional.